La casa negra una escalofriante historia de terror

112
la casa negra

La historia de la casa negra es una de las historias de terror que han comenzado a volverse un tanto populares. Encontrarse con la casa negra era bastante sencillo, cuando uno caminaba por la calle no podía evitar mirar esa casa que era completamente negra. No me refiero sólo a la pintura de las paredes, sino que incluso la puerta, las ventanas y todos los detalles de la casa estaban pintados de negros.

Toda la casa se encontraba cubierta por una pintura negra que no permitía ve el interior de la casa, de forma que no se podía ver nada hacia dentro. Así que las personas que entraron a la casa no tenían ni la más mínima idea de lo que se encontrarían en el interior de la casa.

La casase encuentra ubicada en alguna parte de Europa, lo cierto es que sólo las personas que pasan caminando frente a ella la conocen, ya que hace un tiempo no era muy conocida, aunque esta historia de terror ha comenzado a darle cierta fama.

Esta historia comienza con tres jóvenes y un señor, quienes eran unos criminales que habían hecho varios robos y atracos con mucho éxito. Lo cierto es que eran muy buenos robando y eran muy buscados en su país natal.

Estos cuatro escucharon una historia sobre una gran casa en la que vivía un señor solo, el cual salía todas las tardes, siempre cubierto con una capucha y un gran suéter que le cubría todos los brazos.

Los criminales se encontraban de visita en el pueblo en el que se encontraba la casa negra y ellos no sabían lo que pasaba dentro de esa casa. Habían llegado al pueblo buscando casas que pudieran robar por la noche, sólo para divertirse y vivir “la emoción” que sentían al hacerlo, ya que en realidad tenían una gran cantidad de dinero y ya no era necesario que siguieran robando.

Historias de terror - La Casa Negra

Cuando llegó la noche el grupo de criminales salió a caminar por las calles buscando una casa que pareciera llamativa para robarla, Luego de caminar un rato llegaron a una calle en la que las casas eran muy viejas, pero estaban muy bien cuidadas, en realidad estaban bastante bien conservadas. Cornelius, el más fuerte y experimentado de ellos, vio una casa a una cuadra de distancia

“Miren la casa que se encuentra allá, tiene un aspecto bastante gótico”, dijo Cornelius. Willian y Johnny lo miraron con una expresión de asombro y Johnny dijo “Hombre, esa casa no tiene muy buena pinta, no creo que podamos conseguir algo bueno en esa casa que esta toda de color negro”.

“Tal vez consideras que es bastante aterradora para ti”, comentó William burlándose de su compañero.

“No digas estupideces. Puedo entrar en cualquier casa si quiero, alguien como yo no le tiene miedo a un lugar así”, le respondió Johnny.

(A partir de este punto todo se centra en el punto de vista de Cornelius).

Así los delincuentes decidieron entrar a la casa. Mientras que William y Johnny estaban forzando la puerta con unas ganzúas, Cornelius trepó a una casa de los vecinos y desde ahí salto al patio de la casa negra.

Se sorprendió al ver que todo en la casa era de color negro, desde las plantas, el suelo y las paredes, incluso el agua de los charcos se veía de color negro. Fue ahí cuando Cornelius comenzó a tener un mal presentimiento sobre la casa.

La puerta que conectaba con el patio era una simple reja que no tenía un seguro, así que la abrió mientras la puerta producía un chirrido que perforaba sus oídos. El lugar estaba completamente silencioso, por lo que pensó que no había nadie dentro de la casa.

Confiado de que no había nadie en casa, Cornelius encendió la luz de la casa y vio que todo en el interior era de madera con capas de pintura negra. La casa no tenía muebles, pero tenía un aspecto limpio, de forma que pensó que alguien la estaría ocupando.

Cuando fue a la puerta delantera para abrirle a sus compañeros vio que la puerta ya estaba abierta, así que imagino que estarían arriba buscando algo interesante que robar.

También te recomendamos: Demonios sexuales ¿Sabes que son?

Llegó a las escaleras y vio que no eran negras, sino que tenían un aspecto verde mohoso. Comprobó que resistieran su peso y comenzó a subirlas.  Al llegar arriba abrió la primera puerta que vio y en su interior se encontró a una anciana sentada en una mecedora con ropa de tonos oscuros. La anciana miraba a la calle y parecía ignorar la presencia de Cornelius, su piel secretaba una clase de líquido morado.

Cuando Cornelius quiso salir de ahí la puerta se azotó detrás de él. Volvió a mirar hacia la anciana, pero ella ya no se encontraba ahí. Camino hacia la silla, pero no había nadie. Cuando volvió a mirar hacia la puerta notó que había algo parado frente a ella. Por la oscuridad no se podía ver bien, pero no tenía un aspecto muy humano. La sombra comenzó a caminar hacia él. Cornelius comenzó a caminar hacia atrás con un gran escalofrió.

La luz que provenía de la calle ilumino la sombra y parecía un señor mayor bastante demacrado cubierto por una gran gabardina negra. Sin que Cornelius se diera cuenta, la sombra lo tomó del brazo y lo arrojó contra la pared, la cual no aguanto el impacto y se rompió, permitiendo que Cornelius cayera en la otra habitación.

Cuando se incorporó vio que la habitación estaba llena de sangre y que las cabezas de sus compañeros se encontraban en el centro del cuarto. Toda la habitación estaba cubierta de sangre y órganos. Cornelius se puso de pie y corrió lo más rápido que pudo hacia la entrada de la casa, pero cuando estaba por llegar a la puerta de la casa Johnny y William estaban parados ahí, con ropa negra, ojos negros y con muchos cortes en su boca. Lo agarraron y lo volvieron a llevar a la habitación.

El agujero que había hecho en la pared se encontraba tapado por una masa morada que parecía moverse.

Cuerdas salieron de las paredes y ataron a Cornelius de forma que no podía moverse. La sombra apareció y de sus dedos comenzaron a salir garras tan filosas que comenzaron a cortar la piel de Cornelius lentamente. Le arrancaron los labios con las garras de la mano izquierda. Ahora se podían ver sus dientes cubiertos de sangre. La sombra abrió la boca de Cornelius y le escupió la baba morada, obligándolo a tomársela. Cornelius hacia sonidos de ahogado que le fascinaban a la sombra. El líquido que había comenzado a beberse le estaba quemando todo su interior, derritiendo sus órganos hasta matarlo.

Si quieras más historias de terror no dejes de seguirnos, esperamos que la historia de la casa negra te haya gustado, de ser así, ayúdanos activando las notificaciones de nuestra web.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Ingresa tu nombre aqui

diez − 9 =