La verdadera historia de Jeff The Killer que pocos conocen

316
jeff the killer

Jeff the Killer se ha convertido en uno de los personajes más populares de en Internet por sus historias de terror. Así que en esta ocasión te contaremos la verdadera historia de Jeff The Killer para que conozcas a profundad a este personaje.

Luego de varias semanas en las que seguían sucediendo asesinatos inexplicables, el asesino aún rondaba por las calles de ese lugar. Luego de las escasas pruebas que encontraban en las escenas de los crímenes, una joven afirmo que había sobrevivido a uno de los ataques del asesino. Con mucha valentía y reuniendo todo su valor, la joven contó su historia.

Tuve un mal sueño y me desperté a media noche”, comentó la joven, “noté que la ventana estaba abierta, aunque yo recordaba haberla dejado cerrada ante de irme a la cama. Así que me levanté, cerré la ventana y después volví a meterme debajo de las sabanas de mi cama, intentando volver a dormir. Pero de repente tuve una sensación muy extraña, como si alguien o algo me estuviera observando. Mire hacia arriba y casi saltó de la cama de un gran susto.

Ahí, descubiertos por un pequeño rayo de luz que iluminaba pasando entre las cortinas, había un par de ojos. No eran unos ojos normales, sino que eran bastante siniestros y oscuros, los cuales tenían un borde de color negro. Ahí note su boca, tenía una sonrisa muy ancha y horrenda, hizo que todos los pelos de mi cuerpo se pusieran de punta. La figura se quedaba ahí, mirándome fijamente. Me pareció una eternidad el tiempo que me miro. Finalmente dijo algo, una simple frase, pero de una forma en la que solo algo oscuro podía decirlo:

‘Ve a dormir’, me dijo.

De inmediato reaccione y deje salir un grito. Él saco un cuchillo, saltó a mi cama y quería apuñalarme en el corazón, pero yo me defendí lo mejor que pude. Le tire una patada, pero él la esquivó y después me derribó de un golpe. Fue entonces cuando mi padre entró en la habitación.

El hombre lanzó su cuchillo, como si estuviera respondiendo por reflejo. El cuchillo atravesó el hombre de mi padre. Seguramente habría matado a mi padre de no ser porque los vecinos alertaron a la policía de que habían visto a un intruso caminando por el techo de nuestra casa.

La policía llegó y los oficiales salieron de las patrullas. Yo seguía anonadada de todo lo que había pasado, escuchaba las pisadas en el césped. El hombre volteó mientras la puerta principal de la casa se rompía ante los golpes de los policías armados, así que corrió por el pasillo. Después escuche un ruido como de cristal roto. Cuando salí de mi cuarto vi que la ventana del pasillo estaba rota y vi como el hombre desaparecía corriendo a lo lejos.

Les puedo asegurar una cosa: jamás olvidare su rostro, sus ojos fríos y su sonrisa psicótica. Nunca saldrán de mi cabeza.

La policía sigue buscando a ese hombre. Si alguna ve una descripción con el sujeto de esta historia, por favor, inmediatamente ponte en contacto con la policía local”.

Ahora que conoces una de las historias sobre Jeff The Killer, tenemos que regresarnos más en el tiempo, a su historia, para saber por qué mata.

La verdadera historia de Jeff the killer

El origen de Jeff The Killer

Jeff y su familia se acababan de mudar a un nuevo vecindario. Su padre finalmente había conseguido un ascenso en su trabajo, así que pensó que lo mejor sería vivir en una gran y hermosa casa que su familia se merecía. Jeff y su hermano Liu estaban felices y no se quejaban. Ambos estaban desempacando sus cosas cuando uno de los nuevos vecinos pasó por ahí. Era una mujer joven.

Buenos días, me llamo Bárbara, vivo al otro lado de la calle. Sólo quería pasar a presentarme y a presentar a mi hijo”, se dio la vuelta y llamó a su hijo, “Billy, estos son tus nuevos vecinos”, dijo la señora.

Billy sólo saludo y se regresó a su jardín de juego.

Bueno”, dijo la madre de Jeff, “Yo me llamo Margaret y este es mi marido Peter, ellos dos son mis hijos, Jeff y Lui”.

Cada miembro de la familia se presentó y Bárbara los invitó al cumpleaños de su hijo. Jeff y su hermano no querían e intentaron protestar, pero su madre aceptó encantada la invitación.

Jeff le dijó: “Mamá, ¿por qué tengo que ir a una fiesta infantil? Por si no lo has notado ya no soy un niño”.

Su madr le contestó: “Jeff, nos acabamos de mudar aquí, tenemos que demostrar que queremos pasar tiempo con nuestros vecinos. Vamos a ir a esa fiesta”.

Jeff iba a protestar de nuevo, pero se detuvo, ya que sabía que en realidad no había nada que pudiera hacer. Cuando su mamá decía algo, se tenía que hacer. Jeff se encerró en su cuarto y se acostó sobre su cama. Él se quedó ahí, mirando hacia el techo, pero poco a poco sintió como lo invadía una sensación muy extraña. Sin embargo, ignoró el sentimiento, creyendo que se dudaba de una emoción al azar.

Al siguiente día, Jeff se estaba preparando para ir a la escuela. Estaba sentado en la cocina comiendo su desayuno, pero una vez más volvió a sentir la misma sensación, pero ahora era más fuerte. Sintió un gran dolor y un leve tirón, pero de nuevo decidió ignorar lo que estaba pasando creyendo que no volvería a sucederle.

Él y su hermano terminaron su desayuno y salieron hacia la parada del camión. Mientras esperaban, un chico que pasó sobre una patineta saltó sobre ellos, a pocos sentimetros de las rodillas de los hermanos. Ambos reaccionaron con sorpresa.

“¡Hey! ¿Qué te pasa?”

El chico volteó hacia ellos y agarró su patineta. Parecía tener cerca de 12 años, un año menor que Jeff. Tenía una camiseta de Aeropostal y unos pantalones de mezclilla azul.

“Bien… Bien… Bien, parece que tenemos carne nueva por aquí”.

Aparecieron otros dos chicos. Uno de ellos era muy delgado y el otro era muy alto.

“Bueno, debido a que son nuevos aquí, nos gustaría presentarnos. Ese de ahí se llamaba Keith y el otro es Troy. Yo me llamó Randy. Ahora, para todos los niños de esta zona hay un pequeño precio por pasaje, si es que entienden lo que les quiero decir”.

Liu se puso de pie, listo para darle un golpe al chico, pero sus dos amigos levantaron un par de navajas hacia él.

“Tenía la esperanza de que fueran más cooperativos. Parece que vamos a tener que hacerlo por las malas”.

Keith golpeó a Liu en el estómago y lo tiró al piso. Randy se acercó y busco en el bolsillo de Liu, donde encontró su billetera. Jeff no se movía, sentía la misma sensación desagradable que había estado sintiendo en su casa, fría y dolorosa. Esta vez la sensación había sido mucho más potente. Se puso de pie y Liu le hizo gestos para que se volviera a sentar, pero Jeff lo ignoró y se acercó a los otros jóvenes.

Escuchame bien, pequeño punk, dale la cartera a mi hermano o de lo contrario…”.

Randy se guardó la billetera y saco un cuchillo.

“¿De verdad? ¿Qué vas a hacer?”, se burlaba de Jeff mientras presumía su navaja. Pero Jeff, de un movimiento rápido, agarró la mano de Randy y le rompió la muñeca. Randy soltó el cuchillo al mismo tiempo que daba un fuerte grito de dolor.

Jeff tomó el cuchillo que había caído al piso. Troy y Keith quedaron muy asustados y no sabían que hacer ante los gritos de dolor de su líder, así que intentaron echarse a correr, peor ya era muy tarde. Jeff es muy rápido, así que lanzó a Randy al suelo y ataco a Keith, apuñalándole el brazo.

Keith se arrancó el cuchillo y lo dejó caer al suelo, gritando mientras caía al suelo. Troy estaba corriendo, pero Jeff lo alcanzó y le apretó el cuello con una mano mientras le golpeaba el estómago con la otra mano. De los golpes Tray comenzó a vomitar. Liu estaba completamente sorprendido.

Después de eso llegaron a la escuela y seguían procesando lo que había pasado. Jeff tenía una sensación de felicidad por el poder que había sentido mientras golpeaba a esos chicos.

A la mañana siguiente se presentó la policía en casa de Jeff. Los policías comentaron que había pruebas de que Jeff y su hermano habían atacado a tres chicos. Jeff confeso y aceptó la culpa. Le esperaba un año en prisión, pero su hermano Liu salió de su cuarto con un cuchillo y les dijo a los oficiales que él había sido quien había golpeado a los jóvenes,

Los oficiales se lo llevaban mientras Jeff gritaba “diles que fui yo”, pero nadie le hacía caso. El padre de Jeff vio su rostro y supo que algo andaba mal.

Jeff lloró todo el día y después intento dormir, pensando que el sueño podría servirle para ayudarle a olvidar todo lo que había pasado. Durante varios días no tuvo ninguna noticia de su hermano.

La verdadera historia de Jeff the killer

Después de unos días la madre le dijo que tenía que ir a la fiesta de Billy para intentar olvidar lo que había sucedido con sus hermanos. Durante la fiesta los mismos tres chicos que los habían atacado aparecieron en el jardín de la fiesta para vengarse de Jeff.

Por un momento Randy golpeaba a Jeff sin que este pusiera resistencia. Pero la extraña sensación ataco a Jeff de nuevo y lo dejó sin pensamientos, sólo tenía instintos de supervivencia. Ataco a Randy y comenzó a golpearlo hasta matarlo. Keith y Troy miraban aterrados mientras apuntaban con pistolas a Jeff, quien corrió rápidamente hacia la casa y se encerró en el baño.

Lo persiguieron hasta el baño y cuando llegaron a la puerta, Jeff los recibió golpeándolos en la cabeza con varios productos. Durante la pelea Jeff se había llenado de alcohol y otros productos flamables. Troy le prendió fuego a Jeff, quien corrió y se desplomo del dolor. Lo último que vio fue a sus padres intentando apagarle el fuego.

 Cuando despertó en el hospital su madre le dijo que debido a los testigos del ataque su hermano quedaría libre. Durante las siguientes semanas sus familiares lo fueron a visitar al hospital.

Semanas después llegó el momento de quitarle las vendas del rostro. Cuando el doctor quito la última venda todos quedaron aterrados, su rostro estaba destrozado y totalmente quemado.

Jeff quedó sorprendido por la reacción de todos, así que fue al espejo y miro su rostro destrozado por el fuego, pero él comenzó a reír. “Ja, ja, ja, jaaaaa, mírenme, este rostro combina a la perfección conmigo”, decía mientras le temblaba todo su cuerpo.

Salieron del hospital y Jeff parecía ser alguien más. En la noche Jeff se acercó a su madre, con una gran sonrisa y los ojos negros. Su madre, al ver los ojos, se asustó y le preguntó a su hijo si estaba bien. “No podía seguir sonriendo, me dolió un poco, pero ahora puedo sonreír para siempre. No podía ver mi rostro, mis ojos comenzaron a cerrarse, me quemé los párpados, ahora poder ver… mi nuevo rostro”.

La verdadera historia de Jeff the killer

La madre de Jeff se levantó y fue a otra habitación por su esposo. Mientras le decía a su esposo que había algo malo, Jeff apareció en la puerta con un cuchillo.

“Mami me engañó”, fue lo último que dijo Jeff mientras los atacaba con el cuchillo.

Su hermano Liu se despertó, sentía que había algo mal. Antes de que se levantará su hermano se subió sobre él y le tapo el rostro. Mientras pataleaba y se defendía, se fue quedando sin aire y sin fuerzas.

“Shhhhh, ve a dormir, hermano”, dijo Jeff.

Esta es la historia de Jeff the Killer, ¿qué te parece? ¿Te gustaría conocer mas creepypastas? puedes encontrar bastantes de tu agrado aquí mismo solo dale clic aquí Creepypastas

 

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Ingresa tu nombre aqui

7 + 1 =